Ante sobre tras, sublime ejercicio del Buen Teatro bahiense