Picardías en el viejo cafetín. Hilos, tango y arrabal