Verduras imaginarias y un teatro de la superviviencia