Grandiosa puesta de Die Soldaten o cómo lo imposible se hizo posible