El hijo eterno: el desafío interior de la aceptación