Romeo y Julieta, una tragedia electrónica en 360 grados