Si una noche de invierno dos físicos teóricos pasean por Copenhague