El poeta teatral Santo del mal. Un comentario sobre Gloria-Genet