Algo sangra. La grieta carmesí