Pueblos chicos, teatros grandes