Cámara lenta: El patético ocaso de una gloria en derrota