Señor puta: La traba moral