Orestíada…: El canto futuro en un universo pasado