Petróleo: la construcción de los deconstruidos